Encuesta sobre uso de Redes Sociales

Encuesta sobre uso de Redes Sociales

En Enredado en un Sueño pretendemos conocer mejor el entorno en el que nos movemos y hay algo en lo que podéis colaborar: aportar vuestras propias percepciones. Se trata de algo muy sencillo y rápido; una Encuesta sobre Redes Sociales que no os llevará más de dos minutos.

Qué uso das a las Redes Sociales

Pretendemos con la misma adecuarnos a vuestras necesidades para de ese modo poder ofrecer los mejores servicios.

Y no digo más para no influir en vuestras respuestas.

Muchas gracias por vuestra colaboración.

La Marca Personal

Enredado en un Sueño

Mucho se escribe sobre la Marca Personal, llamada en inglés, Personal Branding. Nos sirve para diferenciarnos del resto de profesionales de nuestro sector y de ese modo convertirnos en únicos. En el marketing online es algo que se trabaja desde hace poco tiempo y que no todos los hacen o lo saben hacer. Os doy dos consejos: no ocultes aquello que te hace único como persona, al contrario, has de potenciarlo, pues ahí encontrarás la diferencia; no imites a nadie, sin duda es una enorme tentación tomar a alguien como ejemplo, alguien a quien admiramos dentro de nuestro sector, imitar su modo de escribir o su modo de comunicarse, incluso la manera en que posa en las fotografías, pero si lo piensas, lo único que conseguirás es ser una mala copia de otro y el cliente que busque ese tipo de profesional, ¿crees que contratará al original o a la copia?

Si en el marketing online, trabajar la Marca Personal es algo novedoso, no lo es en la historia y quiero mencionaros dos ejemplos:

La Marca Personal

César Augusto: con la astucia como principal arma, logró ser el primer mandatario de Roma que no era un militar de prestigio. Para afianzarse en el poder se valió de una gran campaña de marketing, que en lo literario fue dirigida nada menos que por Ciceron, y a la que hay que sumar una serie de estatuas que aportaban a su figura los músculos que ni la naturaleza ni su vida le habían dado, incluso supo añadirse nombres en cada momento de su vida. Logró de ese modo convertirse en el primer Emperador de Roma.

Orson Welles: hace unos días conmemorábamos el nacimiento del genial actor y director de cine. Welles, por ser él mismo y ser fiel a su modo de crear, logró hacerse reconocible al público. No entraré en detalles para cinéfilos, para los que ya es todo un experto Jesús Lens. La arrolladora personalidad de Orson Welles lo condujo a abandonar el Hollywood más dorado para tener la libertad que necesitaba a la hora de crear. A día de hoy, su imagen y su legado artístico, son reconocibles.

La memoria de las emociones

Hace unos días compartí en la página de Facebook de Enredado en un sueño un artículo que me pareció muy instructivo y de enorme interés que había publicado Puro Marketing, el mismo hacía referencia a la memoria en relación a las emociones, y a a la obligación de un buen publicista de tenerla muy en cuenta. Pues como se decía en el artículo, no todo lo que percibimos se queda grabado en la memoria del receptor.

Uno de los modos de lograr que nuestro mensaje quede bien grabado es lograr EMOCIONAR, y en esto entraríamos en el campo del neuromarketing, disciplina dentro del marketing que está en alza. No basta con hacer publicaciones bonitas, que sean correctas en la forma, es esencial llegar hasta la fibra sensible de las personas a las que queremos que llegue el mensaje. Si no logramos que el mensaje llegue y emocione, estaremos ante un fracaso profesional.

aroma_by_lilianaaa-d3imkwd

Si hacemos algo de análisis y de memoria sobre lo que hacen las grandes marcas lo veremos con claridad. Slogans que llegan con facilidad y que son pegadizos al hacer que vayamos a ese lugar de nuestro cerebro en el que se guardan los recuerdos que llegan a través de las emociones.

Una buena vía para lograr llegar a emocionar, es a través de los sentidos, más en concreto, a través del olfato, por ser el más reptiliano que conservamos. De entre los que ahora leen este artículo sentados frente a la pantalla del ordenador, o en la tablet o el móvil, la gran mayoría recordará olores que los trasladan a momentos vividos en su pasado o incluso a personas que pasaron por vuestras vidas. Frases como “El aroma del hogar”; “Huele a triunfo”... hacen que sin llegar a decir si ese olor es al de la chimenea, al de la sopa que preparaba tu abuela, al del momento en que Iniesta marcaba el gol en la final del Mundial, nos trasladan a todos esos momentos; y lo que es mejor, trasladan a cada individuo a lo que sintieron en relación con ese olor único y particular con el que relacionan el hogar o el triunfo.

Imágenes: VintageWarmth y Liliana Arsenyeva (devianart.com).

Mercadeo de Me gusta

Mercadeo de Me gusta

Llamó mi atención hace unos días un mensaje recibido en Facebook, en el que una chica joven que no se molestó ni en escribir un triste “Hola”, decía que por favor diera a “Me gusta” en la página de su profesor, pues él les había dicho que si lograban  100 “Me gusta”, subiría a cada alumno 1 punto en la nota final del curso. Como soy curioso y además tenía ganas de ver al caradura que había hecho la propuesta, me metí en su Fan page de Facebook y comprobé que el interfecto es diseñador y se vende como tal; que acumulaba unos 350 likes, con lo que pude hacer un cálculo estimativo de que llevaría unos tres años como docente, o al menos como pedigüeño.

En las últimas semanas me he topado con diversos artículos en los que se reflexiona sobre la pérdida de valor de un “Me gusta”. Escriben grandes expertos del sector que sigue siendo importante, pero que lo determinante es el ROI. No hace mucho tiempo ambos factores iban de la mano, pero el mercadeo de “Me gusta” ha provocado que ya no signifique nada. Hoy en día no basta con gustar a familiares y amigos y conseguir con la calidad de tus publicaciones que ya ha gente a la que le guste tu página: gente como este profesor de diseño ha devaluado ese sencillo gesto de marcar el “Me gusta” y como consecuencia se ha convertido en un valor no válido para medir la importancia de una página o de una publicación. Ahora llegan ese tipo de invitaciones incluso vía WhatsApp de amigos de los que ni se acuerdan de preguntarte cómo te encuentras, ni se toman la mínima molestia de preguntar por ti o por tu familia. Así ocurre que al visitar la página por la que has recibido la petición, te encuentres unas publicaciones faltas de calidad por completo; sin mensaje alguno y en las que se ha descuidado cualquier tipo de detalle.

Mercadeo de Me gusta

Quien ofrece calidad no debe recurrir a la mendicidad. Lo único que se consigue con ese proceder son seguidores de corta duración que no prestarán la más mínima atención a tus publicaciones. Y si nadie lee lo que quieres transmitir ¿de qué te sirven los “Me gusta”? Es mucho mejor apostar por la calidad y por la colaboración.

El pez rémora y el quid pro quo en social media

El pez rémora y el quid pro quo en social media

Al adentrarnos en el fascinante mundo de las redes sociales, comenzamos seguir a personas (en el caso de Instagram o Twitter) o a hacer amigos (Facebook o LinkedIn). Cuando somos aceptados por un número reducido de personas suele ocurrir que nos sentimos los amos del universo y que somos muy populares, pero nada más lejos de la realidad.

El pez rémora y el quid pro quo en social media

Fotografía: AndaluzViejo

Navegar por las redes sociales es algo similar a hacerlo en el mar: al principio la superficie nos parece inmensa y cuando creemos dominarla pensamos que ya está hecho lo más complicado. Un día por curiosidad curioseamos entre los amigos de uno de nuestros contactos y nos damos cuenta de que casi ninguno de ellos es amigo nuestro: es entonces cuando comenzamos a tomar conciencia de que no somos más que un pequeño pez en la inmensidad del océano.

Algo así le ocurre al pez rémora, es pequeño y le costaría llegar a sobrevivir en solitario. En lugar de moverse en grandes grupos de los de su especie, como pueden hacer los boquerones o las sardinas, han ideado un medio de vida que les asegura no ser tragados por el pez más grande. El pez rémora vive pegado a ballenas y tiburones. Se alimentan de los desperdicios de sus anfitriones, pero a cambio desempeñan una labor: se encargan de mantenerlos limpios de parásitos.

Ahora más de uno pensará qué carajo tiene que ver esto con las RRSS: la relación es que nosotros, el usuario medio, es un pez pequeño (pez rémora) y que para sobrevivir y progresar en este mundo cada vez más competitivo, es bueno buscar la compañía de los peces grandes (llamados influencers).

Hay peces pequeños que no saben reconocer su tamaño y cuando un influencer les hace un guiño (una mención, un retuit, un comentario…) no saben agradecerlo y pierden la ocasión de nadar bajo su sombra al no haber aceptado la regla del quid pro quo, que nos manda hacer algo a cambio de lo que recibimos. Y que nadie se asuste si se ha reconocido, todos hemos recibido algún tirón de orejas de un influencer: lo importante es aprender.

Gatos amorosos

Gatos amorosos

Los gatosGatos amorosos, community manager, social media, vídeo tienen fama de ariscos, incluso se les suele relacionar con brujas; si tienen la mala suerte de nacer negros se les atribuye ser creadores de mala suerte.

Pese a todo lo dicho con anterioridad, hoy en día son los mejores amigos del community manager, hasta el punto de que en más de una ocasión me he preguntado (no sin falta dede maldad), si alguno de mis compañeros no habrá adoptado un lindo gatito por un mero interés profesional.

Nadie se resiste a parar un instante su timeline por ver gatos amorosos y tiernos en la pantalla y pulsar like, favorito o MG ( esto último me lo enseñó mi sobrino de once años, tras llamarme cateto por preguntar cuantos “Me gusta” solía tener en Instagram.

Hoy me ha pasado mi amiga María un vídeo de sus gatos amorosos. Desde aquí le doy las gracias y aprovecho para decirle que es mucho más bonita por dentro que por fuera. Pero mejor no me voy por las ramas, que es el modo en el que siempre termino ENREDADO.

Ahora decidme, qué os ha parecido el vídeo?

A que están para comérselos?